4 maneras de pagar las deudas rápido

La vida es impredecible. Gastos inesperados o la pérdida del empleo repentina a menudo pueden comprometer el presupuesto familiar y las facturas superan a los ingresos, es fácil incurrir en una gran cantidad de deuda personal.

Después de este percance, a pesar de que el ingreso vuelva a normalizarse y se disminuyan los gastos puede ser difícil ponerse al día y reducir la deuda del hogar.

Aquí hay 4 formas de pagar la deuda personal y mantenerla bajo control.





1- Busque ofertas de tarjetas de crédito

Si se usa adecuadamente, esto puede ser una gran manera de manejar su deuda de tarjetas de crédito. Las compañías de crédito quieren su negocio, especialmente si usted paga sus cuentas a tiempo.

En un esfuerzo por atraer a los clientes, muchas empresas ofrecen tasas introductorias bajas, a menudo muy por debajo de la tasa máxima de porcentaje anual (APR) que permite la ley.

Por lo general, estas tasas duran entre 6 y 12 meses, antes de saltar de forma significativa, a menudo hasta el máximo estado permitido.

Con los años, los consumidores inteligentes han tomado ventaja de estas ofertas y transferido los saldos de una tarjeta a un competidor con una tasa de interés más baja.

Una manera más efectiva de emplear esta táctica es transferir su saldo y luego pagar lo más que pueda cada mes. Recuerde, usted todavía está pagando intereses, pero no tanto.

Las compañías de crédito han tratado de asustar a la gente queriendo hacerles pensar que su puntuación de crédito se verá afectada por hacer esto.

La realidad es que la actividad reciente representa sólo el 10% de su puntaje. Sin embargo, si le chequean el cerédito demasiadas veces dentro de un periodo corto esto se manifestará en su informe crediticio, y se le puede negar crédito en algún momento.

Corte el gasto de sus tarjetas de crédito, sobre todo si su deuda es alta. Pagar los saldos con el interés bajo. En lo posible utilice las tarjetas de crédito como ultimo recurso en caso de una emergencia. Guarde las tarjetas en un lugar de su casa, pero no las lleve en su cartera. Así se hace mas difícil usarlas.

2- Encuentre mejores ofertas en general

Además de ofertas de tarjetas de crédito, también puede obtener mejores condiciones de su hipoteca (refinanciando), servicio telefónico, servicio de televisión por cable, y más.

Comience con el banco que está llevando su hipoteca. Averigüe si la tasa actual ofrecida es inferior a la tasa que está pagando ahora.

Llame a otros bancos e instituciones de crédito y ver si pueden ofrecer un mejor interés. Llame a su proveedor de servicio telefónico y ver qué ofertas especiales están disponibles, o que servicio se puede eliminar.

Considere la posibilidad de cerrar su cuenta telefónica regular. Más y más personas están ahorrando al tener una cuenta de teléfono celular solamente.

También, contemple cortar el cable. Alta definición (HD) está disponible de forma gratuita a través del aire. Si sus programas favoritos están en una red por cable, considere una alternativa más barata como Netflix, Hulu o Amazon. También puede pedir prestado DVDs en las bibliotecas.

3- Consiga otro trabajo (par time)

Un trabajo de medio tiempo para generar dinero extra, incluso uno que trae al hogar tan sólo unos pocos cientos de dólares al mes, puede hacer mella considerable de su deuda.

Muchos puestos de trabajo a tiempo parcial son flexibles, por lo que puede trabajar más horas que sean convenientes para su horario. Para una mayor flexibilidad, encontrar trabajos en su vecindario.

Cortar el césped, limpiar las canaletas, o pintar una cubierta. Si su tiempo es bien escaso, tratar de vender cosas que no necesite. Es una gran manera de eliminar el desorden y recaudar dinero extra.

Cualquier cosa que usted puede hacer para aumentar sus ingresos le ayudará a disminuir la deuda. Lo más importante, si está trabajando y ganando dinero, no gaste de más, solo lo justo y necesario.

4- Elabore un presupuesto

Para crear un presupuesto haz lo siguente:

•Calcule su ingreso neto

El primer paso es saber cuánto dinero gana mensualmente. Tienen que calcular su ingreso neto, que es la cantidad de dinero que gana menos impuestos.

Si recibe un cheque de pago regular a través de su empleador, independientemente de si trabaja a tiempo parcial o completo, la cantidad de ingreso neto está indicada allí.

Tenga en cuenta que, si está inscrito en un plan de seguro médico, una cuenta de gastos flexibles (FSA) y/o una cuenta de jubilación a través de su empleador, el dinero usualmente se saca automáticamente de su cheque de pago. Querrá restar esas deducciones para asegurarse de tener una idea clara de su salario neto.

Si trabaja por cuenta propia, o no recibe un cheque de pago regular, usted deberá restar los impuestos de la cantidad de sus ingresos. La tasa del impuesto sobre el trabajo por cuenta propia es del 15,3 %, con un 12,4 % para el Seguro Social y un 2,9 % para Medicare (Según el IRS). Puede usar esta calculadora de TaxAct para estimar cuánto impuesto debe pagar en un año. Luego divida por 12 para obtener una estimado mensual.

•Enumere los gastos mensuales

A continuación, debe crear una lista de sus gastos mensuales.

Estos son algunos gastos comunes:

-Pagos de arriendo o hipoteca
-Pagos de préstamos (estudiantiles, carro y personales)
-Seguro (salud, hogar y automóvil)
-Servicios públicos (electricidad, agua y gas)
-Suscripciones de teléfono, internet y cable mensual
-Cuidado de los niños
-Transporte (gasolina, boletos de tren y tarifas de autobús)
-Artículos de uso doméstico
-Comida
-Viajes
-Membresías de gimnasio
-Misceláneos (regalos, entretenimiento y ropa)

También es buena idea incluir detalles sobre cuánto está ahorrando cada mes, ya sea en cuentas de ahorro tradicionales o de alto rendimiento o en una cuenta de jubilación personal, como una Roth IRA.

•Etiquete los gastos fijos y variables

Una vez que haya creado una lista de sus gastos mensuales, etiquete si son fijos o variables. Los gastos fijos son pagos que no puede evitar: arriendo, servicios públicos, transportación, seguros, comida y pago mensual de deudas. Los gastos variables son más flexibles: cuanto paga por ser miembro del gimnasio, por ejemplo, o los gastos mensuales en salida a restaurantes.

Si el dinero está escaso, siempre puede dejar de ser miembro del gimnasio y reducir sus gastos para salir a cenar, pero es el pago del arriendo o la hipoteca no se puede eludir.

•Determine el costo promedio mensual de cada gasto

Después de separar los gastos fijos y variables, indique cuánto gasta en cada gasto por mes. Puede consultar sus gastos en extractos bancarios y de tarjetas de crédito.

Los gastos fijos son más fáciles de incluir en su presupuesto que los gastos variables, ya que el costo es generalmente el mismo mes a mes. Por ejemplo, los pagos de la hipoteca o un préstamo para carro cuestan lo mismo todos los meses. Pero los servicios públicos fijos, como la electricidad y el gas, y los costos variables, como las comidas y las cosas para la casa, usualmente fluctúan de un mes a otro, por lo que deberá sacar el promedio mensual.

Para estas categorías y en cualquier lugar donde los gastos cambien de un mes a otro, determine el costo mensual promedio tomando en cuenta el promedio de los gastos de tres meses. Para calcular la cantidad promedio que gasta en comida, por ejemplo, sume todo lo que gastó en comestibles durante los últimos tres meses y divídalo por tres.

Si encuentra que el promedio que gasta en comida mensualmente es de $425, puede redondear hacia arriba y establecer el límite de gasto en $440.

•Haga ajustes

Por último, debe comparar su ingreso neto con todos los gastos que tiene cada mes. Si nota que sus gastos son más altos que sus ingresos, deberá hacer algunos ajustes.

Por ejemplo, digamos que sus gastos salen $400 más que su salario neto mensual. En este caso tiene hacer una revisión de sus gastos variables para encontrar formas de disminuir los costos por la cantidad de $400. Esto podría incluir hacer una reevaluación de cuánto gasta en comida, cosas para la casa, suscripciones y otros costos que no son imprescindibles.

Lo mejor es disminuir estos costos y hacer ajustes regulares a la cantidad de dinero que gasta para evitar deudas.

Por otro parte, si le sobran ingresos después de enumerar sus gastos, puedes incrementar en ciertas áreas de su presupuesto. Lo ideal es usar ese dinero sobrante para aumentar sus ahorros, especialmente si no tiene un fondo de emergencia.

Si aún no tiene una cuenta de ahorros de alto rendimiento, considere abrir una, como Marcus by Goldman Sachs High Yield Online Savings, y gane 16 veces más intereses que las cuentas tradicionales.

Y se adhiere a el. Es muy fácil. Tome sus ingresos y divida las categorías de gastos. Incluya una columna para la reducción de la deuda.

Si usted nunca ha elaborado un presupuesto, podría tomarle un mes o dos para conseguir algunas de las cifras establecidas. Paralelamente a poner su presupuesto en conjunto, o antes de hacerlo, no pierda de vista en todo lo que gasta el dinero.

Crear un presupuesto va a ayudarle a controlar sus gastos diarios y reducir costos significativamente. Esto le dará una gran idea de cuánto está gastando en artículos de primera necesidad como alimentos, combustible y servicios públicos, así como las compras frívolas y artículos discrecionales como entretenimiento, ropa y transporte.